LA ECONOMÍA DEL FUTURO ALTERNATIVO

CONVOCATORIA: IDEEMOS DESDE AQUÍ OTRA ECONOMÍA,

LA ECONOMÍA DEL FUTURO ALTERNATIVO.

 

Introducción y convocatoria.

Como el modo en que está construida la economía nos está haciendo infelices, se propone idear, entre todos, un proyecto atractivo, serio y factible de organización económica alternativa futura sobre nuevas bases, que sea capaz de dar a los pasos actuales de cada uno el rumbo y el sentido trascendente que la economía de hoy no da.

A esos efectos, el sitio postula criterios iniciales, algunos ejemplos concretos, y problemas para los que no se ha visto aún la respuesta, convocando luego a los navegantes a espacios donde aportar sus ideas, sus soluciones para las interrogantes planteadas, su propias preguntas.

La idea es que, cuando advierta una falla en la propuesta, primero razone y busque usted mismo una solución. Si la encuentra, aporte ambas. Si no, anótela como pregunta. Recuerde que no estamos opinando, ni discutiendo; estamos trabajando, creando, construyendo. Entre todos. En red.

 

 

Para intervenir aportando criterios, preguntas y/o respuestas:

foro "Futuro Alternativo"

En la misma dirección se podrán consultar las intervenciones textuales de todos.

El conjunto de aportes se procesará y se incorporará a ésta página periódicamente, previamente ordenado y depurado.

Bases filosóficas que fundamentan los criterios iniciales: ver "Desde uno mismo". y "Manifiesto del Fractalismo"

Lo posible hoy, en la situación económica dada: ver "Desde uno mismo".

 

LA OTRA ECONOMIA

LA ECONOMIA DEL FUTURO ALTERNATIVO

Versión completa 

(Si prefiere sólo un extracto, ingrese aquí)

Indice

Criterios iniciales:

I. Nivel micro.

II. Trabajo y Producción

III. Nivel macro. Empresas, organizaciones. El Estado.

Transición

Interrogantes, problemas, ejemplos.

 

 

Criterios iniciales.

I. Nivel micro.

1) El dinero es electrónico; se transforma en un conjunto de cómputos. Cada uno tiene una cuenta virtual.

2) El dinero (cómputos) ya no se intercambia, ya no sale de la cuenta o bolsillo de quien compre para entrar en la de quien venda un bien o servicio; los cómputos se generan directamente en la cuenta personal de quien "vende", sin salir de la de nadie. Desaparece el concepto de pago, de cambio, de trueque. No se cambia esto por lo otro, o esto por dinero y dinero por lo otro. Se da.

3) Quien más da, tendrá una mayor cuenta. Sólo se posee lo que se da. No nos hacemos propietarios de lo que recibimos, que no es más que la materia prima de lo que vamos a entregar.

4) Las cuentas son públicas, y funcionan como una garantía, una tarjeta de presentación o de crédito. Esto inicialmente motivará a ayudar entregando a quien tiene una cuenta grande, signo de que ha dado mucho.

Ciertos niveles de cuenta podrán ser requisitos para ciertos niveles o tipos de donación.

Sin embargo, podrá ser mayor el precio acordado en cómputos (dinero) por la donación en confianza (inversión de riesgo) hacia quien no presente una buena cuenta; dar a un pobre (es decir, a alguien que no da de sí), a efectos de habilitarlo a producirse y a darse, será altamente valorado. La inexistencia de pobres dará una medida del grado de desarrollo humano y espiritual general. La cuenta personal es también una medida indirecta de amor.

5) Una vez recibido el bien o servicio, el comprador lo evaluará, adjudicando o restando puntaje (cómputos, dinero) en la cuenta del vendedor, y generando a su vez puntaje en la propia, por el hecho de estar dando oportunidades de retroalimentación a quien le vendió.

6) Se sancionará con pérdida de puntaje a quien destruya, pierda, acumule improductivamente o desperdicie lo que le fue entregado, desalentando mentalidades explotadoras o aprovechadoras. Del mismo modo, disminuirá la cuenta de quien genere (o demande) actividades destructivas o productos dañinos, por la evaluación negativa de los dañados. Todo movimiento se dará y se se medirá exclusivamente dentro de la cuenta de cada uno; cada uno gana o pierde sólo según su impecabilidad al hacer. No hay competencia, o, en todo caso, es con uno mismo (ni siquiera contra uno mismo); nadie ganará lo que otro pierde.

7) Las cuentas no serán heredables, transmisibles, vendibles o transables bajo ninguna modalidad. Son un estado del karma, en su sentido más restringido. Lo que se da a los hijos o familiares (incluyendo, por ejemplo, el amor de la madre, esposa y ama de casa que da de sí todo el tiempo, o todo lo que hoy los padres construyen para sus hijos), se da en vida, se valora y se acredita en la cuenta en el momento de ser entregado. (Volver al índice)

 

II. Trabajo y producción.

1) El trabajo no se paga. Lo que una persona hace genera cómputos en su cuenta personal, que no salen de la del empleador ni de la de nadie.

2) Todo se da, por lo que la satisfacción de las necesidades básicas está asegurada. El trabajo no es necesario para la subsistencia física. Se lo concebirá en cambio como una oportunidad para el desarrollo interior, una herramienta imprescindible para hacer visible, tangible, evaluable y mejorable el propio ser, para el crecimiento personal. La motivación y el objetivo del trabajo será la producción de nosotros mismos.

3) Los productos (objetos o bienes, servicios, actividades, ideas, aportes, etc.) no se hacen para ganar dinero o cómputos con ellos, sino porque expresan el trabajo interior, son maquetas del estado del ser y las relaciones con el mundo. Desde un enfoque fractalista, son uno mismo. Funcionan como modelos útiles para trabajar la producción intangible interior a través de la tangible exterior, para sintonizar ambos planos, para transformar la energía vital activando, de paso, el plano material, y generando calidad de vida.

Los productos así concebidos podrían ser los mismos que hoy, aunque probablemente muchos dejarán de ser apetecidos, o ya nadie querrá fabricarlos; será natural entregarlos, y también cambiarán las pautas de uso, desde un nuevo respeto por el destino del producto como ser, como materia activada, y como dimensión del dador.

Los bienes, servicios, ideas o aportes se producirán por demanda previa. Se llevarán registros informáticos de demandas, postulación de proveedores en respuesta, y oferta de creaciones (sin demanda inicial); no se producirán excesos, ni stocks.

4) Las personas se postularán para los trabajos que desean, según esos mismos registros, bajo las mismas modalidades y compromiso que hoy (horarios, rendimientos, etc., aunque algunas modalidades tenderían a desaparecer), pero sin los factores que tienden a retacear la remuneración, y con la componente de evaluación posterior del empleador y/o de quien recibe el trabajo como producto. Parte (ardua) del trabajo de cada uno será evaluar, pensar en los demás para ayudarlos a realimentar y crecer. La responsabilidad de cada uno por lo que hace será total e intransferible.

5) Los productos no tendrán precio, pero sí podrá haber requerimientos de postulación para obtenerlos (se darán a quien presente un mejor proyecto de aplicación). Sin embargo, cualquiera podrá acceder, sin requisitos de cuenta ni de ningún otro tipo, a todo lo mínimo necesario para una vida decorosa (mínimo determinado por democracia directa vía informática, y revisado periódicamente). El precio (puntaje asignado por el mercado a quien da) ya no dependerá de la cantidad (es decir, del juego de la oferta y la demanda), sino de la calidad; tenderá a ser único para una misma calidad, y relativo al valor o importancia de otros productos. Así, reconocer el valor de lo importante ya no implicará autodificultarse conseguirlo, y realizar una tarea que muchos desean realizar, o un producto que muchos pueden ofrecer, ya no significará una competencia que baje el precio

6) La evaluación de los productos incluirá el efecto apreciable de la producción sobre el ambiente y los seres sin conciencia o sin expresión propia comprensible, y el grado de funcionalidad espiritual. El producto también debería poder evaluar a quien lo usa, si le dio destino de excelencia o no; indirectamente, lo hará a través del estado de cuenta del receptor.

7) El ritmo de la economía no pasará por más producción, más consumo, mayor movimiento y fluidez del dinero, o más empleo, sino por la capacidad de transformación cualitativa y por el alcance de esa transformación; la ganancia estaría dada por el logro de saltos cualitativos, y/o la activación de nuevos planos, (p.ej., el reconocimiento progresivo y respeto de los otros seres, o de otras dimensiones interiores del ser). El movimiento de cómputos (dinero), que sólo se dará internamente a la cuenta de cada uno, indicará la cantidad de interacciones significativas, reflejando la disposición de cada uno hacia el todo, el potencial para el cambio cualitativo, para la transformación. Este se incrementa con la entropía, con el grado de interacciones e intercambios de información, con la validación de la diversidad diferencias como fuente. Para el crecimiento económico no se requerirá producir más, sino interactuar energéticamente más, enriquecernos mutuamente como personas, optimizar la energía vital, descubrir más sentidos de la propia vida. (Volver al índice)

III. Nivel macro. Empresas, organizaciones. El Estado.

1) Los impuestos, contribuciones o aportes al Estado no salen de la cuenta de cada uno sino que entran, porque son algo que uno hace o da (una porción de un servicio estatal, por ejemplo).

2) La finalidad de los impuestos no es la de pagar los servicios, sino la de administrar y organizar entre todos las funciones del Estado. Son una forma de evaluación, una obligación de dedicar tiempo a la creación mental del ser social, de la dimensión social de la persona. Se anotan los requerimiento en el registro, especificando cada uno la proporción que considera necesaria para cada cosa. De eso surge la demanda organizada de funciones o productos de servicio social para la que los interesados en ese tipo de trabajo postularán. El esfuerzo de pagar se sustituye por el de personalizar y concientizar relaciones.

3) Las decisiones sobre administración de los recursos) se tomarán por democracia directa, vía plebiscito telefónico o informático. El mismo mecanismo se utilizará para la previa definición de la agenda, para la selección de los temas a decidir, e incluso para la determinación de los cómputos (precios) a adjudicar a cada servicio o producto.

4) El comercio exterior no tendrá por objetivo un saldo de dinero, sino la interacción cultural en base a la diferencia. Se protegerá esa diferencia como valor económico, consolidando, enriqueciendo y desarrollando el propio camino cultural con la interacción. Así, los productos o servicios culturales se exportarán en base a criterios de complementación, y no de competencia de precios; los movimientos serán de lo propio de cada cultura hacia aquella que no lo tenga, o de las personas de una cultura a otra en busca de caminos diferentes. La cultura no se asociará tanto al país físico, como a la predilección por un rol, por una función o tipo de sintonía, por facilitar ciertos caminos más que otros. Podrán existir cuentas culturales (nacionales), en las que, nuevamente, se contabilizará lo que esa cultura da o muestra a las otras, sin sacarlo de la cuenta de nadie.

5) Las empresas se entenderán como equipos, personas reunidas para ayudarse a encontrar su sentido personal a través del trabajo. No será la empresa la que da el producto, sino las personas, que dan su trabajo.

La ganancia (también la responsabilidad) será individual, y pasará por la propia oportunidad de encontrar un lugar desde donde darse y construirse, y por la evaluación positiva de quien recibe el trabajo (un compañero en la tarea siguiente, un comprador del producto o servicio, etc.).

El capital (maquinarias, locales, etc.) se obtendrá postulando, (según cuentas personales de los intervinientes, destino proyectado de los equipos, funcionalidad espiritual de la propuesta empresarial, etc.), frente al registro de proveedores existentes, o registrando la necesidad (si es nueva) y generando con ello nuevas oportunidades de darse para otros. Las materias primas se obtienen gratuitamente, también son la oferta de alguien. La escasez se transforma en otra oportunidad en el registro, una simple demanda por invención de sucedáneos o alternativas, o de mayor producción. Las empresas no compiten entre sí por el cliente, sino que se ayudan mutuamente a servir. (Volver al índice)

 

Transición.

Dar hoy,a menudo cuesta dinero, porque hay que comprar materias primas servicios, tiempo, y porque hay obligaciones monetarias ineludibles (pagos al Estado, etc.), no sustituibles por trueque u otras alternativas, que limitan la disponibilidad personal. Por otra parte, el sistema propuesto no funciona correctamente mientras no sea global. Sin embargo, hay aspectos que pueden entrar en funcionamiento mucho antes.

1) Lo principal (primer paso) es poner en práctica hoy, en la vida de cada uno, independientemente de lo que hagan los demás, principios y programaciones internas (desarrolladas en "Desde uno mismo") respecto al modo de encarar el propio trabajo, consumo, producción, relacionamiento con los otros, con uno mismo y con las cosas, con el dinero, con el Estado, con las normas, con la educación, con la política, con nuestros propios miedos. Esto, además, permitiría ir restando mercado a determinados productos y modalidades de empleo, ir fomentando otra mística del trabajo, e ir practicando actitudes y concepciones de la red y del mundo más fractalistas.

2) Si bien al alcanzar cierta masa crítica de personas practicando los enfoques del primer paso, las cuentas personales probablemente se harían imprescindibles, también pueden ir funcionando en paralelo con el sistema actual, casi complementándolo a modo de curriculum; esto, además de dejar al descubierto la actual inversión de los valores, haría visible a cada uno su situación personal en el sistema futuro.

3) Concepción y modo de funcionamiento de las empresas (exceptuando precios de productos y bienes de capital), y modo de determinación de impuestos por democracia directa (en este caso, con doble esfuerzo, de tiempo más dinero, ya que en vez de indicar directamente requerimientos, habría que tomarse el trabajo de especificar en qué proporción se desea asignar a qué cosas el esfuerzo personal monetario ya implicado), son otros aspectos que pueden entrar parcialmente en funcionamiento mucho antes, y a los que podríamos ir acostumbrándonos.

5) Un paso siguiente podría ser la puesta en funcionamiento interna a un país (y dualidad de sistemas para el comercio internacional).

 

El sistema propuesto se requiere como paso intermedio de desintoxicación mental, de reubicación y recentramiento de la problemática económica, pero también es probable que desembocara finalmente en un dejar de medir por lo recibido o dado (cuentas), y empezar a medir por los efectos en la persona y en el todo, es decir, en una evaluación personal por el estado general (o, recíprocamente, en una evaluación general, del todo, por el estado de cada uno). Así, la existencia de sólo una persona, ser o cosa que no haya alcanzado todo su potencial significaría realmente un descenso en el nivel económico de cada uno, porque al fin, fractalistamente, entenderíamos ser eso mismo que el peor y el mejor sean. El interés general pasaría a ser realmente personal. (Volver al índice)

 

Interrogantes, problemas, ejemplos.

Criterios iniciales.

I. Nivel micro.

1) ¿Cómo funciona la cuenta para un ser sin conciencia, o con una conciencia distinta, pero que igual se da (el planeta, Gaia, que nos da todas las materias primas, o los animales y las plantas que nos dan su vida para alimentarnos)? ¿Cómo se reconoce o agradece ese dar?

Si hubiera un "dinero verde" (cómputos que ingresan en nuestra cuenta cuando hacemos algo por la ecología, o que encarecen los productos no renovables, como hoy), ¿quien interpreta al planeta, como para decir que eso realmente a ella le sirve?

2) Sancionar con pérdida de puntaje a quien destruya, pierda, acumule improductivamente o desperdicie lo que le fue entregado ¿implicaría una evaluación de quien vendió sobre quien compró? ¿Quién debería evaluar esto?

¿Como contrarrestar otras desviaciones? Por ej.:

El que produce un arma, porque su proceso interior de producirse está viciado y se está autodestruyendo, la vende (crece su cuenta, porque da algo) y quien la compra, como está en la misma situación espiritual, la evalúa positivamente cuanto más mortífera. ¿Cómo se corrige esa desviación? ¿Sólo con la evaluación negativa de los dañados (a posteriori del daño)? ¿Qué hacer con quien consigue algo para destruirlo, por hacer daño, para retirarlo de circulación por intereses espúreos, o por malas intenciones?

¿Cómo se hace con los "avivados"? Su cuenta es negativa, porque no dan nada, o dan con mala intención, y entonces reciben evaluaciones negativas, pero se quedan con lo que hacen los otros. Si la cuenta es pública, se puede ver lo que se le ha entregado y como se les ha evaluado, por lo que tarde o temprano dejarán de recibir.

¿Cómo se hace con los displicentes que olvidan u omiten entregar la evaluación?

¿ Cómo evitar que grupos con mentalidades competitivas busquen que sus cuentas destaquen reduciendo las de los otros (infravalorando lo que reciben y negociando precios muy bajos, evaluando negativamente todo lo que recibe, etc.) ¿No vendiéndoles, simplemente?

¿Cómo evitar que alguien recurra a engaños para vendernos a toda costa cosas que no necesitamos, a efectos de acumular puntos? (mentalidades acumulativas, necesidad sicológica de acumulación).

¿Cómo evitar que alguien quiera generarse puntos o inflar su cuenta para parecer una muy buena persona, un ser muy desarrollado, haciendo pasamanos de cosas que no hizo? Un pasamanos no generaría puntos, (un servicio de distribución que me acerque las cosas sí).

3)¿Qué atractivo tiene el sistema de cuentas? Serviría como automedida, como referencia para uno mismo, como garantía (si es mala no me dan nada, porque no lo merezco), como elemento de control social (siendo públicas, de lectura libre, lo cual de paso serviría a modo de clearing de malos cumplidores). ¿Esto, motivaría tanto como hoy una buena cuenta bancaria? (considerar que, con todo el sistema en régimen, habría otras condiciones de seguridad, ya no tendría razón de ser el miedo a la escasez).

¿Serviría sólo para el período de transición, mientras haya dinero?

4) Una alternativa más parecida a lo actual sería que los cómputos aparecieran sólo en la cuenta del que recibe, no en la del que da. Una cuenta mayor sería un "endeudamiento". En ese caso, se buscaría tener la menor cuenta posible (no sería una cuenta de ahorro sino un crédito abierto). ¿Cómo reducirla?¿Considerando lo que se da? Con eso caeríamos nuevamente en la mentalidad transaccionista actual, no habría diferencia (toma y daca). Sólo permitiría, tal vez, considerar más fácilmente la deuda con el planeta, por ej.

5)¿Cuándo estiman que el mundo (o el interior de cada uno de nosotros) esté listo para esto? (¿50 o 100 años, o más ?) ¿Qué podemos ir haciendo para acortar ese plazo?

II. Producción.

1) ¿Cómo evitar un desplome de la producción y hasta una regresión tecnológica, ante el desmande de los haraganes, que ahora obtendrían todo sin la obligación de trabajar?

Probablemente, habría menos gente dispuesta a trabajar inicialmente, y muchas personas deprimidas por no hacer nada. ¿Con el tiempo, se aburrirían lo suficiente como para necesitar trabajar, sólo que en algo que les guste?

2) Desviaciones. Por ej.:

¿Cómo evitar que la gente acumule cosas que no necesita, simplemente por miedos atávicos?

(Si fueran kilos de arroz, por ejemplo, no hay requisitos de acceso, por ser de primera necesidad, y nadie sabría que pidió más de lo que necesitaba).

¿Cómo evitar que le regalemos puntaje a todo el mundo en las evaluaciones, para sentirnos muy generosos y magnánimos, o por simple pereza, por no molestarnos en pensar? ¿Debería haber alguien que evalúe las evaluaciones?

¿Cómo evitar que un malintencionado o un enemigo personal intervenga en nuestra cuenta personal restándonos puntaje por supuestas malas evaluaciones indebidas?¿Serían necesarias dos cuentas, una abierta, en la que cada uno le puede restar puntaje a su vecino, (por ej., por contaminar acústicamente), pero en la que el vecino pueda apelar esa sanción? ¿Cómo evitar que, en vez de apelar, simplemente compense lo restado con puntaje que le sume un (mal) amigo por una donación falsa?

3) ¿Cómo se hace con lo que no alcanza?

Por ej., si no alcanza el petróleo, hay una demanda para inventar fuentes alternativas, y no hay intereses económicos en contra de esa invención. Y hay una sanción por usarlo, ya que daña el equilibrio del planeta, eliminando uno de sus componentes no renovables.

4) Los productos no tendrán precio, pero sí podrá haber requerimientos de postulación para obtenerlos, se darán a quien presente un mejor proyecto de aplicación. ¿A juicio de quién? Por ej., en un proyecto de tipo rural, ¿sería a juicio del propietario de la estancia, que desea venderla? ¿Qué criterios le servirían a un actual terrateniente en vías de ingresar al sistema propuesto para dar su estancia? ¿Qué utilidad tendría para él conservarla? (teniéndola improductiva sería sancionado, y los únicos que podrían sumarse puntaje a sus cuentas por hacerla producir serían los que la trabajaran efectivamente, no él).

5) La determinación democrática de criterios de valor (puntaje, cómputos, dinero), informática mediante, ¿sería por subasta? ¿por votación? ¿por promedio automático?

El complejo entretejido informático mundial necesario para los registros de demandas, proveedores, administración de servicios públicos, etc, aunque ya es totalmente posible, ¿no hace al sistema demasiado débil, vulnerable? ¿No lo deja a merced de un pirata o de un pequeño inconveniente eléctrico? ¿Sería transitorio, sólo hasta acostumbrar la mentalidad a la nueva estructura económica (porque entonces ya no se requerirían ni siquiera las cuentas)?

III. Nivel macro. Empresas, organizaciones, bienes de capital. El Estado.

1) ¿Cómo se trabaja cuando se necesitan grandes equipamientos y laboratorios? Serían muy demandados los coordinadores, las personas capaces de cumplir la función de conectar a unos con otros (por ej., por requerimiento de materias primas de un país, tecnología de otro, lugar de producción y mano de obra de otro, infraestructura, etc.).

2) ¿Desaparecería el valor agregado? ¿Un barco se podría obtener asignando 10$ (simplemente lo que valga el servicio del último de la cadena de producción, que sería quien lo entrega al que lo está requiriendo), y presentando el mejor proyecto de aplicación?

3) ¿Qué es lo que uno evalúa en un producto complejo? ¿Cómo evaluar a todos los que intervienen en una actividad, y como deslindar a quién le corresponde evaluar qué, a quien le corresponde recibir qué evaluaciones, y quién es el real responsable individual de una falla? Por ej., cuando evalúa el que compra y usa, ya no tiene contacto con el que envasó, o el que mezcló, sólo con el que distribuyó. Pero, ¿cuál de ellos falló? ¿Cómo hacer llegar la evaluación al que mezcló? ¿Debería seguir existiendo el empresario, y esa distribución de evaluaciones ( más bien, esa asignación de responsabilidades individuales) pasaría a ser una de sus funciones? ¿No implicaría el mismo anonimato y la misma falta de control social consecuente que ahora? Aún cuando cada producto fuera firmado por todos los que intervinieron, especificando la función, (como se da hoy en algunos casos), ¿puede alguien como el comprador, que no conoce el proceso de producción, discriminar a qué etapa de él corresponde realmente una falla?

Transición.

1) ¿Cómo se hace con los que no quieren o no saben entrar en el sistema? Tendrían de todos modos asegurado el bienestar, porque su eventual sufrimiento nos dañaría a todos. ¿Y si no quisieran aceptarlo?

2) ¿Cómo evaluar lo que hoy se posee? ¿Cuándo se sustituiría la propiedad de las cosas por la propiedad de un estado personal o espiritual mejor? ¿Cómo se instrumentaría (y/o incentivaría) en la transición, el pasaje de todas las actuales propiedades o posesiones personales al nuevo sistema?

3) ¿Cuándo abandonar el dinero? ¿No funciona si no es global? Si sólo funcionara en Uruguay, le damos gratis a los pobres de acá, y ellos en vez de usarlo para crecer, lo venden de contrabando, barato y con ganancia, en Brasil. Pero el dinero obtenido, acá no les sirve, sólo les sirve una cuenta por dar, que en ese caso estaría vacía. ¿Qué hacen con el dinero? ¿Emigrar, creyendo que allá, con él, pueden empezar una nueva vida? Probablemente, por esa misma mentalidad, no les iría bien y volverían para reiniciar el ciclo. ¿Deberían firmar un contrato que les impida salir (o volver) si no devuelven lo que se les entregó? ¿No sería eso inaceptablemente feudal?

 

Un ejemplo de producción.

Se especificarán en el registro de demanda, por ej., los tipos de arroz preferidos según las regiones (grano largo o corto, por ej.), alguien se encargará de prever posibles malas cosechas y/o excedentes del año anterior, y con eso se determinarán automáticamente las cantidades necesarias para la temporada; en algunos lugares el clima tal vez sea más apto para un tipo u otro, por lo que habrá proveedores para todos, seleccionados del registro por votación, según la calidad de sus proyectos de producción (condiciones de trabajo, ecológicas, etc.); existirá alguien que invente un arroz rosado y lo ofrezca como creación sin demanda previa, y alguien que se interese en probarlo, etc..

Un ejemplo de cuenta personal.

Poniendo como ejemplo inaugural del sistema la creación de la mía, la primera entrada sería la de los puntajes que cada uno de ustedes me asigne por haber ideado la convocatoria (dí una idea, que ustedes toman, como quien compra un libro, sin saber exactamente lo que contiene). ¿Cómo se valoraría hoy, en base a qué establecer un puntaje para una convocatoria, o para una evaluación? ¿Como un libro, por ej.? Sobre esa base de comparación, supongamos que yo fijo un precio de 90$. Cada uno que decida entrar al sitio luego de leer los párrafos explicativos del principio, pondría automáticamente en la cuenta "90$" (puntos). Por supuesto, al pie de los párrafos del principio de la convocatoria debería decir: "si entra aquí, estará de acuerdo en acreditar en la cuenta de la autora 90$".

Segunda entrada: la evaluación que hagan de la propuesta, después de leerla y analizarla (si les sirvió o no, si los motivó a intervenir, etc.). ¿Valía más de 90? ¿valía menos? ¿Cuánto agregaría o restaría luego de evaluar, teniendo en cuenta que no será dinero que salga de su bolsillo si suma, y que tampoco se le devuelve si resta? Supongamos que para el primer participante valía 70$ más (=160), para el segundo 30$ menos (60$), y para el tercero 20$ más (110$). Mi saldo pasará a ser, en vez de 180$, 250$. ¿Y si se entusiasma tanto que sólo usted quiere agregar tres millones de dólares (puntos)? (si usted siente que la propuesta vale 3 millones de dólares más 90$).

Mi cuenta requiere la creación de cuentas para ustedes, y la aparición de entradas en ellas: por intervenir, y por evaluar. Al principio de la convocatoria debería decir también que "por su evaluación se le acreditarán 20$", y seguiría un formulario de evaluación con preguntas y espacios para opinión. En cuanto a su intervención, habría que evaluar el grado real de aporte. ¿Lo evaluaría yo, como convocante, agregando algo a mi cuenta por hacerlo? ¿Lo evaluarían todos los participantes que desearan hacerlo? Su intervención, entonces, debería incluir su propio formulario de evaluación, con los valores que ud. asigna a ésta y a su aporte. ¿Y si nadie se molesta en evaluar nada?

 

 

Mi cuenta.

Valor

N°de entradas al sitio

Evaluaciones

Resultados

Por idear convocatoria

90$

según contador (por ej.,3)

por ej., +70-30+20

(90x3)+70-30+20=250$

Por algúna otra cosa dada:

180$

según contador (por ej.,2)

por ej.+300+10

(180x2)+300+10=670$

Estado o saldo de cuenta: 250+670=890$

¿Este valor (el saldo de cuenta) sólo significa relativizándolo a las cuentas de otros? ¿O es relativizable al puntaje de los productos (si recibir un litro de leche acredita en la cuenta del dador 6$, estoy mereciendo no más de 150 lts de leche por lo que he hecho (o dado) en la vida ? ¿O es un valor absoluto?

Ejemplo de formulario de evaluación.

Por llenar éste formulario, ingresarían a su cuenta: 20$.

1) ¿Cuánto valen para usted estas ideas? ¿Considera que mi esfuerzo de idear estos criterios y de proponer esta convocatoria le dio a usted, de acuerdo a los precios relativos de hoy, un aporte de 90$ (que es lo que ingresó inicialmente a mi cuenta), o más, o menos, o nada? (Escriba un valor, e indique si se lo sumará o restará a los 90$ iniciales).

2) Por favor, respecto a la propuesta, califique del 0 al 10:

a) relevancia b) claridad c) lenguaje d) extensión e) orientación f) cobertura g) efectos en su vida o enfoques actuales.

3) Por favor, respecto a la convocatoria, califique del 0 al 10:

a) atractivo (¿ lo motiva a pensar? b) vías de participación.

4) Otros comentarios:

 

Ejercicio

Sería interesante que las ideas que se aporten a través de los foros incluyeran los puntajes por la propuesta (90$), por la evaluación de la propuesta, y por el aporte, así como los respectivos cuestionarios de evaluación (el de la propuesta y el del aporte), a efectos de visualizar, al menos en parte y en torno a este tema puntual, un posible modo de funcionamiento del sistema de cuentas.

(Volver al índice)

 

Fecha de publicación del sitio en Internet: 01/01/2001

Ultima actualización: 01/04/2001.

Autora: Eva Neuer. Uruguaya, nacida en Montevideo en 1963. Profesional universitaria. Autora de "Desde uno mismo" (ed.1999, 156 pág.).>

Para comunicarse con la autora clickee aquí

Contador: http://www.digits.com